Las 15 cosas que un hombre de Dios hace diferente a los demás…

Desde que el discernimiento me llevó a darme cuenta que el Matrimonio es mi vocación, mi mamá siempre rezó conmigo por mi futuro esposo; me acompañó y aconsejó en cada relación que iniciaba y también me consoló cuando éstas terminaban; me alentaba a confiar en la voluntad del Creador, a valorarme y ser feliz en el aquí y el ahora. Poco a poco me fue compartiendo las cosas que un hombre de Dios hace diferente a los demás y cuando Didier llegó su corazón de madre lo notó.

Verdaderamente estoy muy agradecida con el Creador de ser la esposa de Didier. No por lo que mi madre u otras personas puedan decir de él, sino porque a su lado, siento que me santifico (y aclaro que soy la persona más imperfecta y con defectos que puedan conocer, pero la santidad no es perfección, da click aquí y verás a qué me refiero).

De hecho, todas las chicas que han sido llamadas al Matrimonio merecen un hombre con el que puedan caminar hacia la santidad, un esposo que las apoye a ser la mujer de Dios que están destinadas a convertirse.

Desde muy joven, me enamoré de Jesucristo, encontrarme con ÉL y dejarlo entrar en mi vida cambió completa y radicalmente el sentido de mi existencia y visión de las cosas. Jesús se convirtió en el único que logró satisfacer plenamente todos y cada uno de los anhelos de mi corazón (reitero: ¡TODOS!). Siempre supe que, si Dios me llamaba algún día a la vocación matrimonial, no tendría que esperar al “hombre perfecto”; sin embargo, tenía muy claro que mi esposo tendría que ser aquél que me llevara a encontrarme día a día y en todo momento con EL ESPOSO PERFECTO, es decir: Jesucristo. Éste compañero de batalla, sería el hombre para mí, el hombre con el que yo podría ser yo misma y cumplir la misión para la que fui creada y llamada.

Le tomó al Señor, más de 25 años de una GRAN cantidad de trabajo (créanme, soy muy terca y sigue trabajando), de purificación en mi corazón, y un montón de oración para que Dios finalmente pudiera decir: “Es el momento”. Y eso me ayudó a reconocer a mi futuro esposo cuando éste llegó a mi vida, porque un hombre de Dios, es realmente un hombre que no pasa desapercibido, es un hombre que se hace notar.

¿Por qué? 1) Porque él está igual o aún más profundamente enamorado que tú, de Cristo, de la Iglesia y de la Eucaristía. 2) Está dispuesto a correr contigo la carrera al Cielo, 3) Es un hombre que medita cuando reza el Rosario y 4) asiste a misa muy frecuentemente (no se conforma con simplemente darle check a la casilla de “Misa Semanal”, la Eucaristía es para él una necesidad). 5) No sólo es humilde y esforzado por custodiar la pureza de su corazón y su mirada, 6) es un caballero, 7) un hombre real que defiende la dignidad de la mujer, la vida y el Matrimonio. 8) No es el típico chico bueno que por pasar el tiempo está en algún grupo de Iglesia, él ES un hombre de Iglesia. 9) Busca ser un guerrero, 10) un protector, que lucharía ante lo que fuera con tal de vivir plenamente y defender su fe, su mujer y su familia.

Ésta no es sólo mi historia, ya que, todas las mujeres católicas y casadas que admiro, tienen su propio compañero de peregrinación al Cielo, 11) un hombre que las ama en sus fallas y locuras, 12) un hombre que respeta su cuerpo, mente y alma, se preocupa profundamente por su bienestar y santidad 13) un hombre que está en la “misma página” que ellas espiritual /intelectual/emocional y físicamente, 14) un hombre con quien pueden reír, ser ellas mismas, 15) un hombre que ama con el amor de Dios.

Conozco muchos grandes hombres de Dios. Así como toda mujer que ha sido llamada al Matrimonio ha sido llamada a ser santa y a casarse con un hombre que quiera ser santo también.

No te conformes por el hecho de tener miedo a estar sola, o porque no te creas digna de ser amada así. Cada mujer merece ser amada santamente. El primer paso para no conocer a alguien así es perder la esperanza y conformarte con algo menos que el amor verdadero y un hombre de Dios. Inicia orando por tu futuro esposo ahora mismo. Comienza enamorándote del Verdadero Esposo: Jesucristo, y algún día, si tu llamado es el Matrimonio, el mismo Jesús te dará al mejor hombre para ti.

De nuestra parte, rezaremos por ti, nuestra hermana en Cristo, para que descubras lo bueno y hermoso que el Señor ha puesto en tu gran corazón, y sepas que Dios tiene un plan maravilloso para tu vida. Tu anhelo de amor no ha sido olvidado por el Creador, y no estás sola. Te mereces lo mejor.

Y rezamos también por cada hombre valiente que quiere hacer la diferencia, que quiere marcar la huella de Dios en su paso por los demás, que desde Cristo quiere hacerse notar.

Con la ayuda de los santos, quienes como amigos en la fe que nos han precedido en éste camino (pues llegaron a vivir en plenitud el amor de Dios por ellos), rogamos para que Dios te haga conocer también su gran amor por ti:

 

Santa María Virgen

San José Esposo de la Virgen.

Santa Teresa de Lisieux

Santa María Goretti

Santa Gianna Boretta Molla

Beata Teresa de Calcuta,

Santos Luis y Celia

Todos los hombres y mujeres santos de Dios

Rueguen por nosotros.

 

21 de noviembre del 2016

Presentación de Santa María Virgen

AMDG

Anuncios

12 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Mariam Ramirez dice:

    Gracias por compartir esto con nosotras ❤ me han recordado que Dios tiene un plan de amor para mi y no tengo que perder la esperanza, si no confiar y esperar en el <3.
    Ustedes y su testimonio son la esperanza y la ilución que tengo de encontrar a un chico perfecto (que ame a Dios y este dispuesto a servirle) para compartir mi vida entera con el y poder ser yo misma, sabiendo que el también ama a Dios y desea servirle y amarle hasta la muerte.
    Comenzare a orar por el.
    Muchas gracias en verdad 🙂 ❤

    Me gusta

    1. Emma dice:

      Cuenta con nuestra oración Mariam! 💖👫🙏

      Me gusta

  2. Kim Retana Bermúdez dice:

    Demasiado lindo!!! Gracias por compartirlo!! :-*

    Me gusta

    1. Emma dice:

      Gracias por leernos Kim! 🙂

      Me gusta

  3. María dice:

    Pensé haber encontrado un hombre así, por que tiene todas nas características, pero terminamos por que me dijo que no es su vocación. No se que pensar, no encuentro explicación, estoy muy triste. Gracias por sus oraciones.

    Me gusta

    1. Emma dice:

      Hola María! Cuanta con nuestras oraciones. Conocemos muchos hombres buenos, llenos de Dios. La vocación al matrimonio es un llamado. Ora, y confía en Dios 🙂

      Me gusta

  4. Zoé dice:

    Hola Emma gracias a Dios encontré su blog. Me alimenta bastante y me llena de esperanza,

    Le gusta a 1 persona

    1. Emma dice:

      Nos alegras mucho que estés aquí Zoé! Dios te bendiga!

      Me gusta

  5. Z. Edith Rivera Vargas dice:

    Buenos días Emma y Didier, espro que se encuentren bien.

    Agradezco mucho a Dios el haber encontrado su blog. Me a ayudado mucho ha darme cuenta que no estoy sola, que no soy la única que tiene estas ideas y anhelos. Les hablaré un poco de mi: Mi nombre es Edith, tengo 39 años, un hijo y 4 años de divorciada. Me casé al civil y a la iglesia. Sé que me faltó humildad para pedir mayor luz a Dios para poder elegir mejor, pero también entiendo que los caminos de Dios “son inescrutables” y el respetó mi libertad de elección. He de comentarte que es la primera vez que hablo de estas emociones y pensamientos que tengo en el más profundo de mi interior.

    Dios siempre ha estado presente en mi vida, a los 16 años entré al convento contemplativo de las Clarisas Capuchinas, donde permanecí tres años. Después de ésta experiencia estudié la preparatoria, luego psicología y ahí me alejé de Él, seguí mis criterios. Ahora puedo hacer la analogía de que fuí como el hijo pródigo en ese momento que solicita la parte de “herencia” (traducido en mi anhelo de “libertad”). Ahí conocí a Jorge, un completo ateo, que llenaba mis necesidades más básicas y profundas de mi niñez herida.

    Después del divorcio me hundí en una profunda depresión y poco a poco logré salir de ella con el apoyo de la oración diaria del rosario, la Santa Misa y la Comunión. Alguna vez escribí en mi diario cuando estaba en el convento: ” Dios permiteme sufrir un dolor intenso, si llegara a alejarme y volver a ti” y me lo cumplió, lo cual agradezco mucho.

    En una ocasión vi una entrevista de Eduardo Verástegui en televisón y me impactó su testimonio. comencé a buscar más de él en you tube, y en una ocasión que estaba con muchas dudas rerpecto a porqué me había pasado a mi lo del divorcio y por qué no podría ejercer mi genitalidad a mi gusto. Entré al face y mientras iba de una página a otra, entré a la de Eduardo Verásteguí, comencé a ver lo que publicaba y en una de esas ligas me remitió al blog de Emma & Didier, comencé a leerlos y Dios comenzó a través de ustedes a darme respuesta a mis inquietudes.

    Yo me cuestionaba con respecto a por qué no tener relaciones con quién deseara. Desde que me casé no he tenido intimidad con ningún hombre, pero eso me pesaba. Aunque por otra parte sabía que no me acostaría con cualquiera. Quería darle sentido a la decisión que estaba tomando: Esperar hasta que llegara el hombre indicado ( si en el Plan de Dios está), pero, ¿Cómo hacerlo?, ¿Cómo me fortalecería?, ¿Quién más lo ha decidio así?, etc, etc. Y viendo a Eduardo me di cuenta que era posible y él daba las herramientas para llevarlo a cabo.

    A veces me pregunto si por mi estado de divorciada, Dios tenga a alguien destinado para mi. ¿Tú qué dices Emma? Te lo pregunto honestamente y me gustaría una respuesta igual.

    Dios sabe bien que deseo hacer su voluntad, llevar a cabo la misión que me tiene encomendada, ¿Cómo sé Emma, si hay alguien destinado para mi? Yo en mi corazón siento el anhelo de encontrar a la persona que Dios tiene destinada para mí, (no sé si yo misma ya me respondí jijiji). Sé que Dios no pondría un anhelo que no se pueda cumplir, pero temo que sea mi anhelo netamente humano y no inspirado por Dios.

    Espero sus palabras, gracias por escucharme.

    Saludos, bendiciones y me encomiendo a sus oraciones.

    Con afecto Edith

    ________________________________

    Me gusta

  6. Erika dice:

    Vuelve a mi, aquello que suelto y luego quiero recuperar, la esperanza. La esperanza de saber que si merezco ser amada como Dios me ama. La esperanza de saborear dulcemente la espera ante lo que Dios quiere para mí. Hoy al leer este blog mis lágrimas brotaron con sonrisas. Debo orar constantemente por este llamado Santo. Gracias por este espacio al corazón de muchas bellas mujeres.

    Me gusta

  7. Sara dice:

    Dios los bendiga y los siga iluminando para ser testimonio. He leído dos posts y me han conmovido hasta las lágrimas, es bueno saber que no soy la única que desea un hombre de Dios y que voy por buen camino con FE y ESPERANZA. Al leer este post en especial Dios me ha regalado hermosas palabras y un amoroso abrazo con la hermosa oración que han incluído en el artículo. Dios los bendiga Emma y Didier 💖

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s